Comunidad Cristiana de
Iglesia Getsemani

1711 Solano Ave. Vallejo, CA 94590

Reflexiones Post New Entry

Dos rutas pero un camino. Mateo 7:13-27

Posted by Iglesia Getsemaní on October 6, 2010 at 1:19 PM

Nuevamente tenemos el privilegio de abrir las escrituras y leer las palabras de nuestro Señor Jesucristo en el libro de Mat. 7:13-27

Y uno de los pasajes que hace que sus lectores sean conmovidos es el. V-21-23

En estos pasajes encontramos que no todas las personas van al cielo

Pr.30:12 Hay generación limpia en su propia opinión, Si bien no se ha limpiado de su inmundicia.

Con frecuencia miramos y escuchamos de personas que en verdad son religiosas y que de alguna manera u otra están asociados con el Cristianismo.

Aun muchas personas le dicen a Jesús: Señor, Señor pero sin tener ninguna esperanza de entrar en el reino de los cielos.

Muchas personas que proclaman tener una relación con Jesús pero su corazón está lejos de él sufrirán el lado de fuego en eterna condenación.

Jn.2:23 Estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía.

En verdad que muchas personas que dicen creer en el Señor Jesucristo no entraran en el reino de los cielos.

El ser cristiano no es solo por el nombre, es vivir y seguir el ejemplo de Jesús.

Y lo cierto es que sin Jesucristo no hay manera que una persona pueda entrar al reino de los cielos, porque Jesucristo es el único camino, el es única puerta.

Jn.14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Hch.4:12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Jn.3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna

La salvación viene únicamente aquellos que confiesan a Jesucristo como el único salvador.

Rom.10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

En verdad no hay ninguna esperanza para aquellos que no han puesto su fe en el Señor Jesucristo

No evangelio, no salvación, no entendimiento de muerte en la cruz y resurrección no hay salvación.

Y lo triste es que aun en medio de aquellos que creemos y decimos: Señor, Señor en tu nombre predicamos y en tu nombre echamos fuera demonios, en tu nombre hicimos milagros. También para estos no hay esperanza para entrar en el cielo.

El problema es que muchos que llaman a Jesús: señor, Señor, serán enviados por Jesús al infierno.

Mat.7:13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;

14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

Este es un mandamiento que Jesús les da a sus oyentes después de la predicación de lo que conocemos como el Sermón del monte.

El mandamiento es, entrad por la puerta angosta.

Todo llamado que el Señor nos hace en su palabra es un mandamiento.

Arrepentíos.

Creed en el Señor Jesucristo.

Y el Señor Jesús termina su sermón con un mandamiento, decídanse a cambiar de mentalidad.

Rom.12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Todo el Sermón del monte es un contraste entre lo que es la verdadera religión y lo que son las demás religiones del mundo.

Solo hay posiblemente dos rutas que nos llevan a Dios. Una involucra, nuestros esfuerzos, nuestra justicia, nuestras obras. Esta es la religión de los esfuerzos humanos.

La otra es el reconocer que no tenemos nada de esto, solo la fe en la obra redentora de nuestro Señor Jesucristo que es la que agrada a Dios. Rom.3:20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

Jesús no solo ataco la falsa religiosidad de los judíos sino también sus pecados.

Solo hay dos rutas.

Dos puertas.

*La puerta angosta o la puerta ancha.

*El camino angosto y el camino espacioso.

*La vida o la muerte,

*Dos grupos de personas, los pocos y los muchos.

*Dos árboles, el bueno y el malo.

*Dos frutos, el bueno y el malo.

*Dos hacedores, los que hacen y los que no hacen lo que agrada a Dios.

*Dos edificadores, el sabio y el necio.

*Dos fundamentos. La roca y la arena.

*Dos casas, una permanece y la otra cae.

Este es el camino al cielo.

• Entrar a la puerta.

Este es un mandato que se debe obedecer el no obedecerlo es rebeldía y termina en perdición. 2Tes.1:8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;

• La puerta angosta.

El mandato es entrar a la puerta angosta, esto habla de que no hay otro camino al cielo, solo atreves de Jesucristo. El es la puerta, el es la vida y la verdad. Solo en su nombre hay salvación.

Ef.1:12 a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.

13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

No hay otro redentor, no hay otro sacrificio para nuestra salvación solo a través de Jesús por lo cual es un mandamiento a entrar a la puerta angosta, si desobedecemos seremos causticados con el castigo eterno de la condenación en el infierno.

• Individualmente.

A la puerta angosta no se entra únicamente por ser parte de un grupo religioso, esto se trata de hacer una determinación personal e individual. Papa no escoge tu salvación, eres tu el que hace la decisión de rendir tu corazón a Cristo Jesús.

Esto habla de negarnos a nosotros mismos, y dejar el mundo para servir a Cristo.

Lc.14:26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

Los judíos pensaban que porque eran descendientes de Abrahán eran salvos o porque eran circuncidados y judíos de nacimiento. O porque habían recibido la ley de Moisés esto les garantizaba su entrada al cielo.

• Entrar con gran dificultad.

La puerta es tan angosta y el camino tan estrecho que son pocos los que lo encuentran y la razón es que es difícil de entrar, no todos quieren pagar el precio.

Lc.13:24 Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.

Mat.11:12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

El reino de los cielos no es para los indiferentes, incrédulos o cobardes, es para los valientes, para los que creen y se esfuerzan.

Lc.16:16 La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él;

Is.55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Jer.29:13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.

• Entrar desnudo.

No podemos entrar a la puerta angosta con nuestra vieja naturaleza y nuestras viejas costumbres, tenemos que estar dispuestos a dejarlo todo por amor a Jesucristo.

Lc.14: 25 Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo:

26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

27 Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

28 Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?

29 No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él,

30 diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.

31 ¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil?

32 Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz.

33 Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.

Dos caminos.

El camino ancho en este no hay no hay santidad en este camino se vive como cada quien quiere, cada uno hace su voluntad.

El camino angosto.

V 14 esto habla de vivir una vida en obediencia, estar dispuesto a seguir a Jesús.

Dos destinos.

El camino espacioso nos lleva a la condenación.

El camino angosto nos lleva la vida eterna.

Dos grupos.

Los pocos y los muchos.

Lc.12:32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.

Lc.13:23 Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo:

24 Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.

Mat.22:14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

Dos hacedores.

V-21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

No es lo que decimos es lo que hacemos, lo que cuenta es nuestra conducta y obediencia.

Jeff ohara escribió.

Porque me llaman Señor, Señor y no hacen las cosas que les digo.

Dice que soy el camino, pero no caminan en mí.

Me dicen la vida pero no viven mi vida.

Me dicen que soy la luz pero no andan en mi luz.

Me llaman maestro y no me obedecen.

Si los condeno, no me culpen.

Me llaman: Pan de vida y no me comen.

Me llaman: la verdad y no me creen.

Me llaman: Señor y no me sirven.

Si los condeno no me culpen.

Dos fundamentos.

V-24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.

Anécdota.

Cristiano por nombre.

Durante una de las batallas que libró Alejandro Magno, le comunicaron que un miembro de su tropa se había comportado cobardemente, por lo que ordenó que el soldado fuese traído ante él.

Estando frente al general, éste le preguntó: ¿Cuál es tu nombre?. El soldado con cara de vergüenza respondió igual que usted señor: Alejandro.

Entonces le dijo el General: o bien cambias tu nombre o cambias tu conducta.

Categories: None

Post a Comment

Oops!

Oops, you forgot something.

Oops!

The words you entered did not match the given text. Please try again.

You must be a member to comment on this page. Sign In or Register

0 Comments